Logística

Buenas prácticas en el traslado de alimentos: Garantizando seguridad e higiene en la logística

Conoce las buenas prácticas en el traslado de alimentos: normativas en Chile, seguridad, higiene y casos específicos para gerentes de logística.


El traslado de alimentos es un aspecto crítico en la cadena de suministro de la industria alimentaria. Para los gerentes de logística, entender las normativas y mejores prácticas es esencial para garantizar que los alimentos lleguen a su destino en condiciones óptimas.

En este artículo, exploraremos las normativas en Chile y ofreceremos ejemplos de mejores prácticas que aseguren la seguridad e higiene en el transporte de alimentos.

Normativas en Chile para el Traslado de Alimentos

En Chile, el traslado de alimentos está regulado por una serie de normativas que buscan garantizar la seguridad y calidad de los productos alimenticios. Estas regulaciones están establecidas por el Ministerio de Salud y la Agencia Chilena para la Inocuidad y Calidad Alimentaria (ACHIPIA).

Leyes y reglamentos clave

La Ley de Alimentos es la base legal principal que regula todos los aspectos relacionados con la manipulación, transporte y almacenamiento de alimentos. Esta ley se complementa con varios decretos y normativas específicas, como el Decreto Supremo N° 977, que establece los requisitos para la manipulación higiénica de los alimentos.

Requisitos de transporte

El Decreto Supremo N° 977 detalla las condiciones de transporte, incluyendo la necesidad de vehículos adecuados, la temperatura controlada y la higiene estricta. Los vehículos deben estar diseñados para prevenir la contaminación y mantener las condiciones ambientales óptimas para cada tipo de alimento.

Somos-el-partner-logístico-que-necesita-tu-operación_01

Mejores prácticas para el traslado de alimentos

Adoptar mejores prácticas en el traslado de alimentos no solo asegura el cumplimiento de las normativas, sino que también optimiza la eficiencia y reduce el riesgo de pérdidas. A continuación, te presentamos algunas de las mejores prácticas recomendadas, en dos escenarios. El primero es cuando en la empresa tienen una flota propia y el segundo, sería cuando tercerizas el transporte con un operador logístico.

1) Flota propia

Capacitación del personal

El personal encargado del transporte debe estar debidamente capacitado en prácticas de higiene y manejo seguro de alimentos. Esto incluye formación en el uso adecuado de equipos de refrigeración, limpieza de vehículos y manejo de emergencias.

Mantenimiento de vehículos

El mantenimiento regular de los vehículos es crucial para evitar fallos que puedan comprometer la seguridad de los alimentos. Esto incluye revisiones periódicas de sistemas de refrigeración, limpieza exhaustiva y verificaciones de estanqueidad para prevenir contaminaciones cruzadas.

2) Logística tercerizada

Cuando el traslado de alimentos se terceriza a un operador logístico, es vital establecer una comunicación clara y continua. A continuación, algunos pasos clave a seguir:

  1. Selección del operador: Elegir un operador logístico con experiencia comprobada en el transporte de alimentos y que cumpla con todas las normativas sanitarias y de higiene.
  2. Auditorías e inspecciones: Realizar auditorías regulares y visitas de inspección para asegurarse de que los procedimientos de transporte del operador cumplan con los estándares requeridos.
  3. Contratos claros: Establecer contratos detallados que especifiquen los requisitos de temperatura, higiene y manejo de emergencias.
  4. Monitoreo en tiempo real: Implementar sistemas de monitoreo en tiempo real para supervisar las condiciones de transporte, asegurando que se mantengan las temperaturas y condiciones adecuadas durante todo el trayecto.
  5. Capacitación conjunta: Organizar programas de capacitación conjunta para el personal del operador logístico, alineando sus prácticas con los estándares de la empresa contratante.

Asegura-una-primera-milla-eficiente,-confiable-y-segura_01

Ejemplos de casos específicos

Analizar casos específicos puede ofrecer una visión más clara de cómo implementar estas prácticas de manera efectiva.

Caso 1: Transporte de lácteos

El transporte de productos lácteos requiere mantener una cadena de frío constante para prevenir el crecimiento bacteriano. En Chile, una empresa láctea implementó un sistema de monitoreo de temperatura en tiempo real, permitiendo ajustes inmediatos en caso de fluctuaciones. Esto no solo garantizó la calidad del producto, sino que también redujo pérdidas y mejoró la confianza del cliente.

Caso 2: Transporte de frutas y verduras

El traslado de frutas y verduras frescas demanda condiciones específicas para evitar daños físicos y pérdida de calidad. Un productor chileno adoptó embalajes innovadores que protegían los productos y facilitaban la ventilación adecuada. Además, los vehículos estaban equipados con sensores de humedad, asegurando un ambiente óptimo durante todo el trayecto.

Si te gustaría conocer cómo puedes crear u optimizar tu estrategia de última milla, puedes agendar una asesoría GRATUITA de 15 minutos con nuestros especialistas aquí.

Beneficios de las buenas prácticas en el traslado de alimentos

Implementar estas buenas prácticas trae numerosos beneficios tanto para las empresas como para los consumidores.

Reducción de Pérdidas

El mantenimiento adecuado de la cadena de frío y la higiene en el transporte reducen significativamente las pérdidas por deterioro. Esto se traduce en ahorros económicos y mayor eficiencia operativa.

Mejora de la Calidad del Producto

Los alimentos transportados bajo condiciones óptimas mantienen mejor su calidad nutricional y organoléptica, ofreciendo productos frescos y seguros a los consumidores.

Conclusión

El traslado de alimentos en Chile está fuertemente regulado para asegurar la seguridad y calidad de los productos alimentarios. Adoptar mejores prácticas en este proceso es esencial para cumplir con las normativas y optimizar la eficiencia logística.

Desde la capacitación del personal hasta el mantenimiento de vehículos, cada detalle cuenta para garantizar que los alimentos lleguen en perfectas condiciones a su destino final. Implementar estas prácticas no solo cumple con la normativa, sino que también mejora la satisfacción del cliente y la eficiencia operativa, beneficiando a toda la cadena de suministro.

Hagamos-juntos-tu-primera-milla_01

Suscribete al Blog

Somos-el-partner-logístico-que-necesita-tu-operación_02

Similar posts